Tus molestias tienen solución.

¿Qué es la fascia?

El Diccionario Médico Salvat define a la fascia como: "aponeurosis o expansión aponeurótica", y a la aponeurosis como: "membrana fibrosa blanca, luciente y resistente que sirve de envoltura a los músculos o para unir éstos con las partes que se mueven".

La fascia, un tejido conectivo, es el material del cuerpo que envuelve los músculos, huesos y articulaciones protegiendo y manteniendo la estructura del cuerpo unido, dándole la forma que tenemos. La fascia organiza y separa: proporciona protección y autonomía a cada músculo y vísceras. Igualmente junta y adhiere estas separadas entidades y establece relaciones espaciales. Químicamente es el colágeno en la fascia el que permite su cambio. El colágeno, un coloide capaz de cambiar del estado fluido al sólido y del sólido al fluido en respuesta a las fuerzas que actúan sobre él. Con tensiones crónicas el colágeno tiende a reducirse, acortarse y endurecerse. No regresará a su previo estado líquido sin intervención externa.

Aparte de su función envolvente, la fascia provee un deslizable y resbaladizo entorno a los músculos, la suspensión de los órganos en su lugar propio, la transmisión del movimiento desde los músculos a los huesos a los cuales están adheridos, proporciona una envoltura de apoyo y movimiento a los nervios y vasos sanguíneos durante su paso dentro y entre los músculos y, finalmente, cubre los órganos internos sosteniendo la red de los vasos sanguíneos y linfáticos que los mantiene nutridos. Hasta las células tienen un tipo de citoesqueleto conectado a la red fascial, que es lo que le da a las células su forma y les permite funcionar. La fascia, en su forma rígida, es la sustancia de la que están formados los tendones y los ligamentos, dando de esta manera la continuidad mecánica al aparato locomotor.

La fascia también es el material que forma las adherencias y el tejido de cicatrización.

Resumiendo:
El sistema fascial del organismo forma una ininterrumpida red, que de diferentes modos, controla todos los componentes de nuestro cuerpo. Esta interconectada e ininterrumpida naturaleza de la fascia consiste en que todo en el cuerpo está conectado con el resto y cuando una parte de la fascia queda lesionada puede afectar tejidos que están muy alejados del original sitio de la herida. La presencia de restricciones del sistema fascial y de su estructura interna crea ¨incomodidades¨ que interfieren en el desenvolvimiento funcional apropiado de todos los sistemas corporales. El sistema fascial puede encontrarse en una excesiva tensión o puede estar demasiado distendido; en ambas situaciones, la función corporal queda afectada. Un pequeno cambio en el sistema miofascial causa gran estrés en cualquier parte del cuerpo. No es posible mantener un cuerpo saludable sin que exista un sistema fascial saludable.

Este sistema debiera encontrarse en un equilibrio funcional para asegurarle al cuerpo el desenvolvimiento óptimo en sus tareas.

¿Qué es la Osteopatía?

La osteopatía es una disciplina que en los últimos años está empezando a difundirse en toda España, después de haber conquistado los clientes de toda Europa. Esto se debe principalmente a los buenos resultados que aporta. Es una técnica manual muy poco agresiva y ampliamente efectiva (que es lo más importante). Cuando es practicada por técnicos con la formación adecua…da es totalmente segura y no existen riesgos. De hecho en el reino Unido, pasado el periodo de legalización, ya forma parte de la Seguridad Social de aquél país. Todos los que la ejercen han pasado por una formación de 5 años en los cursos universitarios en los que se estudian las tres ramas de la osteopatía, articular, visceral y craneal. Cuenta con una metodología, una praxis y sobretodo una filosofía propias y originales, completamente diferente a la fisioterapia, el masaje o las técnicas de origen oriental, puesto que está basada principalmente en los micro-movimientos de todo el cuerpo. Así de ninguna forma es una rama de la fisioterapia, como pretenden algunos.

La osteopatía es una disciplina terapéutica manual, que pone especial énfasis en la estructura del cuerpo, empleando principalmente la manipulación de los tejidos blandos (musculos, ligamentos, tendones, etc…)y las correcciones articulares. En la mayoría de los casos el osteópata valora el grado de libertad de movimiento existente en determinadas articulaciones en relación al problema o dolencia que presente el paciente.En un problema de hombro, por ejemplo, valora que grado de movimiento presenta el mismo y que músculos pueden estar implicadosSi existen restricciones valora que tejidos blandos puedan estar causando dicha restricción, incluyendo aponeurosis, músculos, tendones, ligamentos y capsulas articulares. Revisa la postura y el apoyo bipodal, así como la implicación de vísceras, órganos, la boca y los ojos. En la medida de lo posible el osteópata trata de mejorar la funcionalidad de los tejidos y la postura del sujeto, normalizando estas estructuras por medio de técnicas manuales.Existen otras técnicas de corte visceral o craneal que difieren ligeramente de las descritas, pero básicamente siempre enfocadas a normalizar la estructura corporal corrigiendo las lesiones osteopáticas encontradas. La lesión osteopática es una restricción de movimiento en una articulación dentro los limites fisiológicos de movimiento de dicha articulación, por lo tanto no es una luxación, más bien una subluxación, que irrita los tejidos periarticulares y genera fenómenos de arco medular reflejo (reflejo somato-visceral) o contracturas musculares.

La osteopatía es una disciplina única, que sin embargo abarca tres ramas (osteopatía articular, craneal y visceral), diferentes y complementarias. En todos los casos, el osteópata realiza una valoración osteopática, completamente diferente al diagnostico médico, que consiste en establecer que estructuras están bloqueadas o en disfunción, siempre desde el punto de vista del movimiento y trata de detectar todas las disfunciones osteopáticas existentes, puesto que finalmente deberá eliminar dichas lesiones.

La osteopatía articular es la parte que se ocupa del aparato músculo-esquelético y de la postura, y corrige las restricciones de movimiento en todas las articulaciones del cuerpo, desde la columna a los miembros, articulación temporo-mandibular, pelvis, etc….. En muchos países donde la osteopatía está más introducida (EEUU, Inglaterra) es la técnica de primera elección en muchas disfunciones músculo-esqueleticas. Es bien tolerada y carente de efectos adversos, siendo una técnica natural que principalmente restablece el equilibrio biomecánico del sujeto. a craneal es enfocada al cuidado de la estructura ósea del cráneo y la mandíbula, el movimiento de las meninges y la circulación sanguínea intracraneal, por la enorme importancia que estas ejercen sobre el sistema nervioso central y autónomo, sobre la postura y sobre determinadas funciones ORL. Es muy efectiva en el estrés, sobretodo por su acción relajante. Las técnicas craneales se emplean también en niños y bebés, sobretodo cuando estos han padecido de parto difícil.

La osteopatía visceral es la rama que se ocupa de normalizar órganos y vísceras, mejorando la función de estos; la utilidad de las manipulaciones sobre el sistema digestivo es principalmente liberar adherencias que puedan dificultar el riego sanguíneo de los mismos, secuelas de cirugía, secuelas de infecciones y ptosis. Sobre la caja torácica se trabaja la mecánica respiratoria, principalmente y las relaciones que esta tiene con la columna dorsal y cervical.

Finalmente los osteópatas solemos emplear varias técnicas en una misma sesión porque el sistema visceral (por ejemplo) podría estar implicado en un problema de columna vertebral (por ejemplo). Es bien conocido el reflejo viscero-somatico, responsable de contracturas y/o desviaciones de la columna vertebral en la/s metámera/s correspondientes a la víscera u órgano en disfunción.

Cuando el medico ha realizado un diagnostico y no existen contraindicaciones, entonces el osteópata puede actuar y aportar un considerable beneficios a las personas, más allá del simple alivio de las dolencias.

¿Qué es el drenaje linfático?

El drenaje linfático manual (DLM) es una técnica que se engloba en el campo de la fisioterapia, indicada en la reeducación de los edemas, principalmente edemas linfáticos o venosos.

No obstante, es la mejor opción en el tratamiento de los edemas postquirúrgicos o traumáticos, en las piernas cansadas o hinchadas, en la insuficiencia venosa, las varices, en los esguinces, el tratamiento de las cicatrices, enfermedades reumáticas que cursen con dolor o inflamación, fibromialgia, edema del embarazo y postparto, lipedema o celulitis, cefaleas, estreñimiento crónico, etc.

Además del efecto drenante, encontramos en esta técnica un refuerzo para el sistema inmunológico, un efecto relajante y analgésico.